Planificación estratégica de las pariciones, comercialización de embriones y conservación de genética para el futuro.


La conservación de embriones equinos se puede realizar mediante la vitrificación. Los embriones equinos desarrollan una cápsula que impide a los agentes protectores (crioprotectores) penetrar en el embrión. Por esta razón los embriones son actualmente congelables antes de la formación de esta cápsula. Solamente embriones de menos de 270 micrones son buenos candidatos para la vitrificación. En general los embriones de mayor tamaño no resisten el proceso de vitrificación y no sobreviven este el procedimiento. En nuestro laboratorio el porcentaje de preñez logrado con embriones vitrificados de menos de 270 micrones es de aproximadamente del 50%. Recientemente Doña Pilar Embriones ha publicado en asociación con investigadores de Texas A&M un trabajo realizado en el cual hemos logrado vitrificar exitosamente embriones de hasta 600 micrones de diámetro. La técnica consiste en aspirar gran parte del líquido presente en el embrión. Este ha sido el primer trabajo publicado en el tema y los primeros potrillos ya están nacidos en Doña Pilar.
La Vitrificación de los Embriones permite mantenerlos a -196C por tiempo indefinido. Esto ofrece muchas aplicaciones y ventajas no solamente desde el punto de vista comercial ya que abre la posibilidad de comercializar nacional e internacionalmente los embriones. Sino también de manejo ya que permite “diferir” la transferencia de los embriones de modo de programar los nacimientos en la mejor época del año.